Reseña: Lanzarse al vacío y otros relatos

Puntuación: 5 de 5.

Quizá no convenga decirlo en voz alta. Nos queda suicidarnos para no morir lentamente mientras nos extirpan el tiempo, nos inducen el coma del consumo irreversible y si llega el caso, nos dan por el culo cuando nos atamos los cordones de esos zapatos tan chulos con velcro. Alrededor de tres mil ochocientas personas se suicidan cada año en España y esto no sale en noticias tres veces al día. Y luego, si no terminas muerto y te jubilas, te llevan a una residencia de la tercera edad como por ejemplo El cielo puede esperar, que por tan solo dos mil trescientos euros al mes te dan de comer con menos paciencia que un adolescente que está a punto de follar por primera vez, o te cambian el pañal incluso pasado el tiempo de prórroga. Y justo en medio, entre un extremo y otro, la vida te jode la vida. La muerte recoge a tu mujer y a tu hija sin hacer ni siquiera autostop, o a tu madre le roban un premio de catorce en las quinielas de hace tanto tiempo, que parece que ha pasado un siglo. Y sientes como si se despejara la niebla que oculta siempre la cumbre de una montaña, y entonces te ves colgando de una cornisa a ciento cincuenta metros de profundidad. Explicar todo esto al detalle supondría extenderme demasiado. Y ya sabes que solo hay una forma de encontrar la respuesta: tirarse al agua y comprobar si flotamos o nos hundimos. ¿Te atreves?

Reseña 188. Después de leer “Reflejos frente al espejo“, del mismo autor, Pablo Guillén, me puse con esta obra compuesta por relatos cortos. Ya conocía el estilo de Pablo, y aquí lo mantiene: directo, con un punto soez, pero que dice la verdad, sin medias tintas, sin proteger al lector. Me gusta esta manera de escribir, es mejor quitar la tirita de golpe, que no poco a poco. Pero, a la vez que utiliza un lenguaje directo, sabe escribir, es un autor que cuida la selección de palabras.

En los relatos nos habla de la vida, la muerte, el suicidio, el divorcio o el tiempo desaprovechado por nombrar algunos de los temas tratados. También me ha llamado la atención el juego con los diferentes tiempos (pasado, presente y futuro). Y todos en primera persona, lo que los hace más intensos. De esta manera ha conseguido que el lector se meta en cada uno de los relatos y que siga leyendo hasta acabarlos todos.

Antes de leer “Reflejos frente al espejo” y “Lanzarse al vacío y otros relatos” no conocía a este autor, y ahora lo seguiré esperando su siguiente obra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .