Novelas viejas

Los Tres Mosqueteros

Existe una novela que he releído varias veces y que seguramente leeré de nuevo, su título es “Los Tres Mosqueteros”, de Alexandre Dumas (padre). No me preguntéis porque me gusta tanto pero me divierto horrores con sus personajes y cierto es que tengo cierta preferencia por las novelas de contexto histórico.
 
Seguro que la mayoría la conocéis e incluso algunos la habréis leído y si sois treintañeros indudablemente os sabéis la canción de “Los tres mosqueperros”, cantad conmigo:
 

Eran uno dos y tres los famosos mosqueperros
y el pequeño Dartacán siempre va con ellos.
Amis, Ponthos, Dogos son los tres mosqueperros;
sus hazañas, más de mil, nunca tienen fin.

En la lucha no hay rival que les gane en el combate,
uno para todos y todos para uno.
El amor de Dartacán es para Julieta,
él le ofrece su valor y su corazón.

Dartacán Dartacán corriendo gran peligro
Dartacán Dartacán persiguen al malvado
Dartacán Dartacán y si esta vez fracasan pronto darán con él.

Dartacán Dartacán juega con tus amigos
Dartacán Dartacán a un juego divertido
Dartacán Dartacán el de los mosqueperros a luchar.

Eran uno dos y tres los famosos mosqueperros
y el pequeño Dartacán siempre va con ellos.
Amis, Ponthos, Dogos son los tres mosqueperros;
sus hazañas, más de mil, nunca tienen fin.

En la lucha no hay rival que les gane en el combate,
uno para todos y todos para uno.
El amor de Dartacán es para Julieta,
él le ofrece su valor y su corazón.

 
 
Pero seguro que el número disminuye si pregunto si habéis leído la segunda parte “20 años después” o la tercera “El vizconde de Bragalonne”.

 

Los protagonistas:

D’Artagnan: joven gascón de 18 años inteligente, orgulloso, valiente y ambicioso.
Athos: el mayor del grupo, reservado y un perfecto caballero. Considera a D’Artagnan como un hijo. Es la voz de la conciencia del resto del grupo.
Aramis: un poco más mayor que D’Artagnan. Mosquetero con alma de clérigo. Amante de mujeres e intrigas.
Porthos:
más o menos de la edad Aramis. Es tan fuerte como vanidoso, pero también es ingenuo, resuelto y leal. Tanto Aramis como D’Artagnan lo utilizan para sus fines.
 

Argumento:

D’Artagnan llega a París con el sueño de ser mosquetero y tres presentes: un ungüento de su madre, la espada de su padre y una vieja jaca de pelaje amarillento.

Pronto se meterá en problemas, pero gracias a su inteligencia, valor y la ayuda inestimable de sus camaradas sabrá hace frente a las maquinaciones de sus dos mayores enemigos: el cardenal Richeliu y Miladay.

 

Las 500 primeras palabras

Los tres presentes del señor D’Artagnan padre

El primer lunes del mes de abril de 1625, el burgo de Meung, donde nació el autor del Roman de la Rose, parecía estar en una revolución tan completa como si los hugonotes hubieran venido a hacer de ella una segunda Rochelle. Muchos burgueses, al ver huir a las mujeres por la calle Mayor, al oír gritar a los niños en el umbral de las puertas, se apresuraban a endosarse la coraza y, respaldando su aplomo algo incierto con un mosquete o una partesana, se dirigían hacia la hostería del Franc Meunier, ante la cual bullía, creciendo de minuto en minuto, un grupo compacto, ruidoso y lleno de curiosidad.

En ese tiempo los pánicos eran frecuentes, y pocos días pasaban sin que una aldea a otra registrara en sus archivos algún acontecimiento de ese género. Estaban los señores que guerreaban entre sí; estaba el rey que hacía la guerra al cardenal; estaba el Español que hacía la guerra al rey. Luego, además de estas guerras sordas o públicas, secretas o patentes, estaban los ladrones, los mendigos, los hugonotes, los lobos y los lacayos que hacían la guerra a todo el mundo. Los burgueses se armaban siempre contra los ladrones, contra los lobos, contra los lacayos, con frecuencia contra los señores y los hugonotes, algunas veces contra el rey, pero nunca contra el cardenal ni contra el Español. De este hábito adquirido resulta, pues, que el susodicho primer lunes del mes de abril de 1625, los burgueses, al oír el barullo y no ver ni el banderín amarillo y rojo ni la librea del duque de Richelieu, se precipitaron hacia la hostería del Franc Meunier.
Llegados allí, todos pudieron ver y reconocer la causa de aquel jaleo.
Un joven…, pero hagamos su retrato de un solo trazo: figuraos a don Quijote a los dieciocho años, un don Quijote descortezado, sin cota ni quijotes, un don Quijote revestido de un jubón de lana cuyo color azul se había transformado en un matiz impreciso de heces y de azul celeste. Cara larga y atezada; el pómulo de las mejillas saliente, signo de astucia; los músculos maxilares enormemente desarrollados, índice infalible por el que se reconocía al gascón, incluso sin boina, y nuestro joven llevaba una boina adornada con una especie de pluma; los ojos abiertos a inteligentes; la nariz ganchuda, pero finamente diseñada; demasiado grande para ser un adolescente, demasiado pequeña para ser un hombre hecho, un ojo poco acostumbrado le habría tomado por un hijo de aparcero de viaje, de no ser por su larga espada que, prendida de un tahalí de piel, golpeaba las pantorrillas de su propietario cuando estaba de pie, y el pelo erizado de su montura cuando estaba a caballo.
Porque nuestro joven tenía montura, y esa montura era tan notable que fue notada: era una jaca del Béam, de doce á catorce años, de pelaje amarillo, sin crines en la cola, mas no sin gabarros en las patas, y que…

Localización:

Sin problemas, podrás encontrarla tanto en versión papel como en versión electrónica.

¿Sabéis que?

Muchos piensan que el título es incorrecto, que los mosqueteros son cuatro y no tres. ¡Mal pensado! Los verdaderos mosqueteros son Athos, Porthos y Aramis. D’Artagnan es cadete de la Guardia Real. 
Y de regalo, el opening de la versión anime de los tres mosqueteros: “Bajo el signo de los mosqueteros” Siempre me ha gustado, es completamente pegadiza.


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s