Intercambio de palabras con Rafael de Mateo

Conoce al autor: Rafael de Mateo

Las Palabras Descarriadas: Seguramente te gustan varios escritores, ¿puedes nombrar alguno?
Rafael de Mateo: Entre mis autores favoritos están Félix J. Palma, Stephen King, Matilde Asensi o Douglas Preston. La ficción siempre ha sido el genero que más me ha llamado a la hora de elegir un libro, aunque siempre que no he encontrado nada apetecible en los nuevos lanzamientos, he recurrido a los clásicos.

LPD: Otra pregunta complicada: ¿puedes decirme tus tres novelas favoritas?
RdM: Son muchas, pero si tengo que elegir tres podrían ser “La mujer del viajero en el tiempo” de Audrey Niffenegger, “1Q84” de Haruki Murakami y por supuesto “Matar a un ruiseñor” de Harper Lee, una novela simplemente necesaria que, por desgracia, por mucho tiempo que pase, siempre tiene algo que enseñarnos.

LPD: ¿Y alguna obra literaria te ha decepcionado?
RdM: Tengo la suerte de elegir bastante bien, pero ocurre a veces que la novela que eliges no cumple las expectativas que habías puesto en ella. Recuerdo por ejemplo “Tierra” de Eloy Moreno, que pese a tener un sorprendente giro final, yo al menos necesité bastante mas profundidad en lo que se refiera a los personajes.

LPD: ¿Qué has leído últimamente?
RdM: Mi último libro ha sido “A prueba de fuego” de Javier Moro, un fascinante viaje por la vida del arquitecto valenciano Rafael Guastavino (1842-1908), contado a través de los ojos de su hijo. Guastavino emigro al nuevo mundo en 1880, dispuesto a labrarse un futuro que su España natal le negaba. Hace años me quede fascinado viendo un documental sobre este personaje histórico en la televisión, del cual en el colegio nada me contaron. Un arquitecto de mi tierra, Valencia, que en estados Unidos, aun hoy, es una eminencia y que encarnó como ningún otro el sueño americano. La novela de Moro es una maravilla, escrita con cariño y bajo un descomunal trabajo de documentación, ha sido gasolina para mis ganas de viajar a New York y poder disfrutar de la obra de Guastavino.

LPD: ¿Recuerdas la primera novela que leíste?
RdM: Creo que fue una adaptación escrita de una película, uno de estos libros que salían junto a un gran estreno y que yo devoraba intentando saber mas sobre los personajes que había visto en la gran pantalla, sobre todo en aquellos años en los que volver a ver una película no era fácil y tenias que esperar medio año para verla en casa. Leer esta clase de libros me abrió los ojos al mundo de la literatura y ya no pude parar. Mi media normalmente ha sido un libro al mes, sobretodo mientras iba o venia del trabajo en metro o bus.

LPD: ¿Cuáles son tus géneros literarios preferidos a la hora de escoger lectura?
RdM: Como he comentado antes mis géneros literarios siempre han sido ciencia ficción y aventura, aunque si realmente te gusta tener un libro en las manos y eres curioso, como es mi caso, acabas leyendo casi de todo; poesía, biografías o divulgación científica.

LPD: ¿Eres capaz de explicar cómo te picó el gusanillo del escritor? ¿Cuántos años tenías?
RdM: Creo que 16, 17 años, dibujaba y escribía historias a lápiz, en libretas, historias que casi nunca terminaba. En mi cabeza siempre se cocinaba alguna historia, animado por películas y series. Era el arma que usaba para evadirme del mundo que me rodeaba, en el que no me sentía cómodo. Años después de comenzar a trabajar en producción de cine, me arme de valor para comenzar a escribir guiones de cine.

LPD: ¿Tienes alguna obra olvidada en un cajón a la espera de salir a la luz?
RdM: Tengo muchas en esas viejas libretas que aún conservo, o en archivos en el ordenador. No suelo tirar nada, creo que cualquier cosa que una vez creé; un poster de un proyecto, el comienzo de un relato o una olvidada sinopsis puede ser útil para explorar algo similar, o incluso radicalmente distinto.

LPD: ¿Cuáles son tus planes de futuro? ¿Tienes alguna obra en mente?
RdM: Me gustaría escribir la segunda (y tercera) parte de “La piel ajena” ya que está casi todo claro en mi cabeza y creo que los personajes aún tienen historias que contar. Si tuviera que decidir caminar en otra dirección hay dos historias que tengo guardadas. Una cuanta la dificultad de un futuro apocalíptico por ofrecer suministro de agua a la población y la otra trata de un peligroso virus que provoca que los perros se vuelvan súper agresivos, por lo que deciden sacrificarlos. Un niño, que a demás sufre cáncer, hará lo que sea para salvar a su amigo.
Por otro lado, estoy bastante ilusionado con un proyecto que se ha rodado recientemente y que cuenta con la participación de José Mota y Laura Gómez-Lacueva y que nace de una idea mía, “Plastic Killer” la historia de una bolsa de plástico que se convierte en una asesina en serie. Una idea gamberra y surrealista que da voz a nuestro enemigo medioambiental numero uno.

Conoce la obra: La piel ajena

LPD: Comenzaré por el principio, ¿cómo fue el proceso para elegir el título?
RdM: Elegir el titulo para una novela o un guion es la parte mas complicada, más incluso que escribirlo. En mi caso “La piel ajena” fue desde el principio el único título posible y, a mi juicio, el más acertado. Los protagonistas se debaten entre una vida soñada e inalcanzable y la vida que viven, o mejor dicho sobreviven, en una ciudad que detestan y que va impregnando día a día, poco a poco, desidia y desesperanza sobre su piel.

LPD: ¿Cómo nació la idea de escribir “La piel ajena”?
RdM: “La piel ajena” nació como guion cinematográfico de 90 paginas hace unos 5 años, escrito además, durante una grave depresión que sufrí. Desde Andorra buscábamos producir cine, pero la idea se quedó en un cajón, por complicada y cara de filmar, puesto que siempre imagine la historia en New York o Londres. En el confinamiento que sufrimos durante los meses de marzo–mayo de 2020 decidí volver a sumergirme en esta historia y convertirla en novela.

LPD: Toda novela tiene alguna escena más complicada de escribir, ¿existe esa escena en “La piel ajena”?
RdM: La verdad, no sabría decirte, todo el proceso de escritura fue fluido, latente, intentando sumergirme tanto en la psicología de los personajes como en el proceso de curación que el libro genero en mi mismo, sanando mi depresión. Por ello mi estado en aquel momento esta presente en la novela, en su oscuridad y decadencia. Fue sencillo ya que tenia claro exactamente que quería contar desde el principio.

LPD: ¿Sabes cuánto tiempo tardaste en tener la novela lista para su publicación?
RdM: Como decía la primera versión la termine en un par de meses, escribiendo mañana y tarde, ya que, durante el confinamiento, poco mas podía hacer. Además se convirtió en un intenso ejercicio de creatividad en aquellos meses tan inciertos.

LPD: ¿Reescribirías alguna escena?
RdM: La verdad es que una vez publicada no he vuelto a leerla, seria incapaz de no volver a ponerme frente al ordenador y cambiar cosas, mover comas o extenderme en según que párrafos. Un guion, o en este caso una novela, jamás se termina, llegado el momento justo tienes que dejarla marchar.

LPD: ¿Te sientes identificado con algún personaje de “La piel ajena”?
RdM: Dicen que toda primera novela es autobiográfica y en este caso no ha sido diferente. Muchos de los traumas, o el pasado de algún protagonista, esta inspirado en mi propia vida. Y como he dicho anteriormente, la oscuridad de la ciudad o el mal que la asola es inconscientemente, reflejo de mi situación personal de entonces.

LPD: No me puedo olvidar de la portada. ¿Me puedes explicar cómo fue el proceso de elección?
RdM: La portada ha sido diseñada por mi gran amigo y mentor el director de cine José Pozo. En lo que se refiere a lo que quería trasmitir a través de ella elegí una foto de una chica (que es la protagonista femenina de la novela) en actitud devastada, incluso resignada a los extraños tatuajes que impregnan su piel y que la convierten en maligna. Dominada por unos edificios gigantescos, amenazantes, bajo la lluvia y rodeada por un fulgor verdoso. Me gustan las portadas que son un fotograma mental de la novela.

LPD: ¿Qué me puedes explicar del proceso de edición de la novela?
RdM: Con Ediciones Atlantis han sido todo ventajas y facilidades, desde una comunicación fluida hasta aceptar el diseño de portada que les propuse. Siempre agradeceré a mi editor José́ Álvarez Cayero la preciosa carta que le dedico a la novela y la valentía por apostar por un escritor novel.

LPD: ¿Qué le dirías a un lector que duda si leer “La piel ajena”?
RdM: La piel ajenaes una novela que no deja indiferente, creo que provocará en el lector un viaje inversivo en el universo en el que transcurren las vidas de los personajes. Me gusta escribir con ese fin, que quien me lea se deje impregnar por olores y sensaciones, mientras explora, tanto la acción, como las situaciones y decisiones de los protagonistas.
Desde el primer capitulo van a adentrarse en una ciudad donde nadie desearía vivir, asolada por la corrupción y las drogas y donde sus habitantes han perdido toda esperanza de perseguir sus sueños. Un lugar gris, frio, donde nunca deja de llover y la luz del sol es un lejano recuerdo. Donovan y Cat son dos personajes que han sido arrastrados hasta las cloacas por sus propias decisiones, allí, bajo toneladas de desolación, tendrán que hacerse fuertes para luchar contra un poderoso demonio que amenaza con dominar sus corazones.
Aunque La piel ajena es una historia oscura y decadente, me fue inevitable buscar un faro que iluminara el horizonte y que conectara y guiara a los personajes hacia la luz. Las vidas de Donovan y Cat se entrelazan con referencias a un cuento inmortal, “El maravilloso mago de Oz” de L. Frank Baum, que narra la inmortal búsqueda de un lejano lugar donde los sueños por fin se cumplen.

LPD: Para finalizar la entrevista, si piensas que me he olvidado de preguntar algo, ahora es tu momento. 
RdM: Escribir esta novela fue una liberación, puesto que lo hice bajo una fuerte depresión. Creo que, de los peores tormentos, solo se sale escribiendo. Escribir marca a fuego cada uno de nuestros pensamientos y nos obliga no solo a recordar y plasmar nuestros miedos, si no que además nos exige mirarlos de frente.
Muchísima gente sufre en silencio los estragos de la depresión o el estrés, o lo que es peor, lo hacen sin saber ponerle nombre a su dolor, ya sea por ignorancia o por miedo. Esta enfermedad acaba contigo por dentro y si no eres capaz de frenarla, ataca también por fuera. Es importante saber prevenirlo y tratarlo por que es muy dañino y tiene mil caras diferentes. En mi caso he perdido todo el pelo del cuerpo y ahora, varios meses después, empiezo a recuperar las cejas.
En esta lucha personal he aprendido que lo único de valor que tenemos lo llevamos dentro, cuidarlo bien vale una batalla sin importar las consecuencias, por que uno, a veces, gana. 

Muchas gracias, Rafael, por responder a las preguntas y mucho éxito en tus próximos proyectos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .