El reto de la semana: La carta del hijo ausente

Esta semana contamos con la participación de Adelina GN. Se ha inspirado en la obra “La carta del hijo ausente”, de Maximino Peña Muñoz. Y ahora, disfrutad.

SELLADA
Adelina GN

Mis palabras las comencé dirigiendo a mi madre, la imaginé rodeada de mis hermanos, por tal motivo me emocioné.
Aquella buena mujer pariendo sin medida toda su vida, me daba lástima, una madre sufridora…
Los elogios siguieron con mi hermana mayor María, ella pronto sería inevitable que dejase la humilde morada que nos cobijaba los primeros quince años de nuestra vida. Pero no era malo huir del marco de comodidades que nos ofrecía la familia. Al contrario, en esta carta que sellará para siempre mis labios, dejará constancia de que era lo mejorcito que podíamos hacer, o todo se complicaría.
Después de estos datos aclaratorios que alegaban las palabras escritas en la carta que llegaría a sitio en unos días.
Seguiremos leyendo esta historia que a pesar de ser ficticia es una declaración que muchos seres humanos han tenido, por desgracia que escribir.
Unos años antes y a falta de unos días, Dora, se iría de allí sin armar ningún alboroto y con la bendición de los suyos. Iba a ponerme a servir en casa de aquellos señores amigos de papá, su hijo la cortejaría y con el tiempo sería su mujer. Lo mismo le ocurriría a María en poco tiempo y a la pequeña Violeta aún le quedaban años de suplicio entre aquellas paredes.
La carta sellada a cal y canto, iba dirigida al alcalde del pueblo, el contenido que revelaba Dora, en aquella declaración, no dejaba muy bien parada a la persona que acusaba brutalmente de un delito al que nadie le quería poner nombre.
Cuando la joven madre como lo era ahora ella escribía, su pesar no la dejaba respirar. Su miraba iba al moisés en el que descansaba su hija, una niña a la que su obligación de madre era proteger.
El párrafo en el que Dora, padeció igual que el día que recordaba, estaba por escribir, tomó aire, suspirando todo lo que pudo, secó con su pañuelo la lágrima que caía en aquel momento encima del papel… Mientras escribía…
—Papá no quiero jugar
—Ven Dora, te haré cosquillas
—No quiero papá, luego me duele
—¿Duele?
—¡No digas eso, no es cierto y no le debes contar a nadie nuestro secreto!
Aquel secreto no salió nunca de su boca, esta quedó sellada el día que su madre entró en la habitación de juegos; sin decir nada al respecto le lanzó un beso y cerró la puerta dejándola allí con su padre, que mientras la acribillaba  con la mirada.
Al terminar los juegos su madre siempre la bañaba y la acariciaba curando cualquier arañazo, que como ella decía, su padre le había hecho sin querer. Sin olvidarse nunca de las sonrisas llorosas de su madre durante el baño, y de cómo la abrazaba pidiéndole perdón.
Volvió a secar la carta, la había vuelto a mojar, de seguir así sería un documento inservible, por lo que la terminó y la selló.
Con rabia la golpeaba para que quedase sellada, mirando a su hija que seguía dormida plácidamente, ajena a lo que su madre estaba haciendo por ella.
Ahora era el momento de hablar, porque aún podía salvar a Violeta, no podía imaginar aquellos juegos en su hermana, esperaba no llegar tarde. Pero si lo hacía que sirviese para posteriores casos.
Cargó con su hija en brazos y aprovechando que su marido estaba trabajando, salió a entregar la carta al alcalde.
Aquel hombre recibió a Dora con un saludo cariñoso, diciéndole que hacía mucho que no la veía. Ella le respondió muy afectuosamente, pero salvando las distancias, estaba recelosa de todo y todos.
El alcalde se sentó y leyó la declaración que la joven le había hecho llegar, en  cada línea levantaba los ojos mirándola por arriba de las lentes.
Fue en un segundo, se le quedó mirando y partió la carta en cuatro trozos…
—¿Y qué quieres que haga al respecto, dime?
Con mucha tranquilidad le preguntó a Dora…
Mientras la seguía mirando, sin darle tiempo a responder, le formuló otra pregunta, bajo la incrédula mirada de ella… —¿Pero, primero jugamos?

Descubre más obras de Adelina GN

¿Quieres participar en el siguiente reto? Participa en el grupo de Las Palabras Descarriadas en Facebook y descubre el nuevo reto.

Un comentario en “El reto de la semana: La carta del hijo ausente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .