Intercambio de palabras con Marta Abelló

Conoce a la autora

Las Palabras Descarriadas: Seguramente te gustan varios escritores, ¿puedes nombrar alguno?
Marta Abelló: Entre mis autores favoritos puedo destacar a Edgar Allan Poe, Stephen King, Amy Tan, H.P. Lovecraft, Leo Tosltoi, Agatha Christie, Charles Dickens, Anne Rice… ¡tantos!

LPD: Otra pregunta complicada: ¿puedes decirme tus tres novelas favoritas?
MA: Te diré tres novelas que haya leído más de una vez como la saga de la Torre Oscura de Stephen King, Anna Karenina de Tolstoi o Narraciones extraordinarias de Edgar A. Poe, pero son muchas más las que he releído.

LPD: ¿Y alguna novela te ha decepcionado?
MA: De todos los libros se saca algo bueno, ya sea en trama o en estilo. Alguno me ha podido decepcionar, pero así como no me gusta escribir malas reseñas, tampoco me gusta señalar los libros que me hayan aburrido o no gustado, ya que puede ser que haya elegido un mal momento para leerlos. Quizás, en otro momento, les pueda encontrar las bondades que señalan otros lectores.

LPD: ¿Qué has leído últimamente?
MA: Leo a bastantes compañeros escritores que publican de forma independiente. Entre los últimos leídos me gustaría destacar Los nietos de Dios de Ager Aguirre, Atlantes de Iván Gilabert, El viejo teatro de la noche de Juan Manuel Martín Rivas y Senderos de Rock de Sebastián E. Luna. Son verdaderas joyas que merecerían un lugar destacado en cualquier librería que se precie. De autores “consagrados” el último libro ha sido American Gods de Neil Gaiman

LPD: ¿Recuerdas la primera novela que leíste?
MA: Empecé a leer pronto: a los tres años. Y de mis primeras novelas recuerdo más nítidamente las de Enid Blyton: la saga de Torres de Malory, las aventuras de los Cinco… Más adelante seguí con las novelas de Agatha Christie, que me fascinaban.

LPD: ¿Cuáles son tus géneros literarios preferidos a la hora de escoger lectura?
MA: Suelo guiarme por la historia que se cuenta, no por el género. Pero si he de escoger entre varios me quedaré con thrillers, novelas históricas, novelas de aventuras, de suspense…

LPD: ¿Eres capaz de explicar cómo te picó el gusanillo del escritor? ¿Cuántos años tenías?
MA: El gusanillo de escritor me picó a los ocho años. Las lecturas de Enid Blyton y sus personajes que corrían toda clase de aventuras me animaron a pensar en crear una propia. Y así fue como empecé a llenar cuartillas. Más adelante gané algunos premios literarios en el colegio y a los dieciocho años decidí que la escritura tenía que ser parte importante en mi vida.

LPD: Además de “Los hijos de Enoc” has publicado “Casa oscura: y otros relatos de terror” y “Como un Dios: En busca de la vida eterna” ¿Tienes alguna otra olvidada en un cajón a la espera de salir a la luz?
MA:
No todo lo que escribo pretendo sacarlo a la luz, por una razón u otra. Soy muy crítica conmigo misma. Tengo algunas novelas en el cajón que en ocasiones he presentado a concursos literarios o a editoriales. Quizás algún día me anime a volver a ellas y “reanimarlas” de algún modo. Cuando estoy con proyectos nuevos tiendo a olvidar un poco lo antiguo. “Casa Oscura”, en concreto, es una recopilación de los relatos que he escrito desde los 18 años hasta hace un par de años; todos ellos fueron publicados en revistas literarias o en antologías. En cuanto a “Como un dios”, quedó semifinalista de un premio literario importante pero al final no se consideró su publicación por ser un libro “poco comercial”. Lo tuve abandonado un tiempo, luego lo publiqué en Bubok junto a “Tilak el Sabio“, ya que son más o menos de la misma época (“Como un dios” lo escribí con 23 años y “Tilak” con 25) donde tuvo bastantes descargas y ahora en Amazon también van abriéndose camino mucho más ampliamente debido a la mayor difusión de la plataforma.

LPD: ¿Cuáles son tus planes de futuro? ¿Tienes alguna obra en mente?
MA: Ahora mismo tengo tres proyectos en marcha. “Los hijos de Enoc: Luna de Sangre” está previsto para salir a finales de año. Dejé reposar el primer borrador durante un par de semanas o tres para empezar correcciones, pero en esa pausa surgió la chispa de mi proyecto actual. En principio fueron anotaciones sueltas pero la historia necesita ser contada ahora, así que la sigo trabajando y si todo sale bien tengo intención de presentarla al concurso de Amazon de este año. Tengo también otro proyecto iniciado que tuve que detener debido al reto NaNoWriMo y que está a un 60% pero requiere más documentación y lecturas adicionales, por lo que de momento lo tengo parado hasta terminar los actuales. Como ves, estoy con muchos proyectos en mente.

Conoce la obra: Los hijos de Enoc

LPD: Comenzaré por el principio, ¿cómo fue el proceso de elegir el título?
MA: Muy complicado. Conservo aún la lista de posibles títulos y variaciones del mismo…

LPD: ¿Cómo nació la idea de escribir “Los hijos de Enoc”?
MA: Nació con una imagen que surge de repente, como surgen muchas historias. Esa imagen te revela un personaje y vas tirando del hilo. Me costó bastante escribir los dos primeros capítulos porque algunos personajes no funcionaban y lo solucioné cambiando el personaje principal. En la idea primigenia, Ersbetta era una anciana. Al cambiar a una mujer joven, acompañada de su hija, todo cambió y la historia se desarrolló de forma más ágil. Eso me reveló que estaba en el camino correcto.

LPD: Para escribir “Los hijos de Enoc” seguramente tuviste que dedicar muchas horas a su preparación. ¿Qué me puedes explicar?
MA: No fueron horas, fueron años. En total unos seis años entre documentación, planteamientos, desarrollo… Ha sido mi trabajo más extenso pero también el más satisfactorio.

LPD: Toda novela tiene alguna escena más complicada de escribir, ¿existe esa escena en “Los hijos de Enoc”?
MA: No hubo ninguna escena complicada; lo cierto es que suelen surgir con bastante naturalidad. Si las fuerzas es cuando se complican.

LPD: ¿Sabes cuánto tiempo tardaste en tener la novela lista para su publicación?
MA: Tras terminarla y revisarla me dediqué a presentarla a editoriales, pero las lentas respuestas, las propuestas poco interesantes y el lento proceso de espera me llevaron a guardarla en un cajón durante al menos dos años en los que perdí un poco la esperanza de verla publicada de forma tradicional. Las respuestas que recibía eran que los catálogos editoriales estaban llenos en aquel momento, que era una propuesta interesante pero no contemplaban publicarla por el momento, etc. También recibí algunas propuestas de coedición pero no me interesaron, así que Lhde seguía en el cajón. Hasta que llegó el concurso de Amazon de 2016. Vi las bases en un periódico y me dije… ¿por qué no? Revisé la novela durante el mes de agosto puliendo detalles y maquetándola según los estándares de Amazon y la lancé al concurso. ¿Qué podía perder? Fue la mejor decisión que pude tomar, pues lleva más de 200 días con la etiqueta de “Más Vendidos” y en el Top 1 de Fantasía Histórica. Se vende, se lee y está gustando. No puedo pedir más.

LPD: ¿Cambiarías alguna escena?
MA: No. Las escenas son las que pasaron (en ese momento, en esa historia, en ese universo). Yo me limito a contar lo que pasó. ¿No es la tarea del escritor ejercer de escribano?

LPD: ¿Te sientes identificado con algún personaje de “Los hijos de Enoc”?
MA: Con ninguno en concreto. Todos tienen parte de mí y yo tengo parte de ellos.

LPD: Algunos escritores crean sus personajes basándose en personas de su entorno, ¿ha sido el caso en “Los hijos de Enoc”?
MA: En mi entorno no conozco a ningún astrólogo; tampoco a ninguna curandera; ni siquiera al papa de Roma J. Por tanto, no. Son personajes completamente ficticios, aunque algunos son históricos y reales que utilizo para la ficción, siempre con respeto.

LPD: No me puedo olvidar de la portada. ¿Me puedes explicar su elección?
MA: Tenía poco tiempo para la presentación al concurso Indie de Amazon y tenía que pensar en una portada rápidamente además de revisar y maquetar. Pensé: ¿Cuál es el centro de la novela, su corazón? La esfinge. Pues ahí tenía la respuesta. Tenía que ser la esfinge del Cairo. Ella era el centro de todo.

LPD: ¿Qué le dirías a un lector que duda si leer “Los hijos de Enoc”?
MA: Los hijos de Enoc, con su subtitulo El Libro de Thoth, es una novela que trata de una búsqueda, la del legendario Libro de Thoth, el “libro que contenía los secretos de la vida, del origen de los mundos y de los dioses”. Solo con esta premisa ya indica al lector que estamos ante una novela de ambientación medieval que nos va a revelar aspectos de ese mágico y eterno libro y que para conseguir su hallazgo los personajes van a tener que embarcarse en un viaje épico. Los escenarios incluyen Hungría, Samarkanda, Constantinopla, El Cairo, Bagdad… El lector podrá visitar el gran lago Balatón de Hungría, sufrir la condena a muerte en la hoguera de la protagonista y pasear por las calles de la fascinante Samarkanda viendo el contraste entre la Europa de aquella época con el mundo árabe; las diferencias entre el paganismo, la religión cristiana y el islam, que en esta historia convivirán para un bien común. Podrá oler las especias, viajar en caravana y en camello; podrá visitar la antigua biblioteca de Bagdad, admirar los cielos estrellados y también sufrir tormentas de arena. Además, irá descubriendo secretos y misterios mientras se acerca la llegada del año 1000, el año del fin del mundo.

LPD: Para finalizar la entrevista, si piensas que me he olvidado de preguntar algo, ahora es tu  momento. 
MA: Tus preguntas han sido muy interesantes y creo que hemos podido reflejar bastante bien la esencia de mi novela. Muchas gracias por la entrevista.

LPD: Muchas gracias, Marta. Ha sido un placer hablar contigo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s