Intercambio de palabras con Frank Fesser

Conoce al autor: Frank Fesser

LPD: Seguramente te gustan varios escritores, ¿puedes nombrar alguno?
Frank Fesser: Soy de gustos variados. Por poner tres de los que más he leído: García Márquez, James Ellroy y Michel Houllebecq.

LPD: Otra pregunta complicada: ¿puedes decirme tus tres novelas favoritas?
FF:Pues si, es una pregunta complicada. Destacaré tres, de los autores que he citado antes. Las partículas elementales de Houllebecq, LA Confidential de James Ellroy, y esa pequeña y humilde historia de El coronel no tiene quien le escriba de García Márquez, una lección magistral de narrativa.

LPD: ¿Y alguna obra literaria te ha decepcionado?
FF: Algunas. Por ejemplo, El Club de la lucha, de Chuck Palahniuk. Me pareció floja, aunque mi opinión está un poco distorsionada al haber visto antes la impactante película.

LPD: ¿Qué has leído últimamente?
FF: Crónicas Marcianas de Ray Bradbury. Llevaba años en la estantería y después de leerlo me pregunto porque he tardado tanto.

LPD: ¿Recuerdas la primera novela que leíste?
FF: Pues tenia que ser una lectura obligatoria de la escuela. El Zoo d’en Pitus, de Sebastià Sorribes, o l’Home de Sau, de Jaume Cabré. Recuerdo haberlas disfrutado pero no me engancharon a cambiar los tebeos por la novela.
Lo que si recuerdo muy bien es mi primera novela de lectura voluntaria, Los Hollister van al oeste. Me lo regalaron mis padres y pillé un cabreo de cojones porque lo que yo quería era un juguete o un TBO de Mortadelo y Filemón. Lo tuve unos meses en la mesita de noche hasta que un buen día me dio por abrirlo. Me lo pasé genial leyéndolo.

LPD: ¿Cuáles son tus géneros literarios preferidos a la hora de escoger lectura?
FF: Me gusta la ficción en general, pero los relatos cortos me cuestan, y me guío más por los autores que por el género, aunque sí he pasado unos años inmerso en la novela negra.

LPD: ¿Eres capaz de explicar cómo te picó el gusanillo del escritor? ¿Cuántos años tenías?
FF: Al final de la adolescencia más o menos, me dio por leer novelas de terror: Stephen King, Dean R Koontz, Clive Barker,… Y entonces ya soñaba con escribir algún día un libro de ese género.

LPD: ¿Tienes alguna obra olvidada en un cajón a la espera de salir a la luz?
FF: No, solo tengo borradores de mis primeras pruebas que por mi bien más vale que nunca salgan a la luz. La típica basura que escribes en los inicios.

LPD: ¿Cuáles son tus planes de futuro? ¿Tienes alguna obra en mente?
FF: Con el confinamiento aproveché para empezar un nuevo proyecto que tenía en mente antes de acabar Intergeneracional Cretina. La intención es mezclar novela negra con humor pero a saber lo que acaba saliendo. Lo que tengo claro es que en este caso sigo la máxima de escribir una historia que me gustaría leer. He escrito poco porque estoy en un periodo más reflexivo, de buscar inspiración, que es la excusa que utilizo cuando prefiero ver una serie o hacer el manta, a ponerme a escribir.


Conoce la obra: Intergeneracional cretina

LPD: Comenzaré por el principio, ¿cómo fue le proceso de elegir el título?
FF: Un proceso farragoso. Nada fácil. Probé varios títulos previos pero no me convencía ninguno porque no sabía encontrar uno que pudiera describir adecuadamente la novela o al menos sonara bien. Hasta que se me ocurrió Intergeneracional Cretina, donde mezcle el fundamental aspecto generacional de la historia con el nombre del grupo de música que montan sus protagonistas.

LPD: ¿Cómo nació la idea de escribir “Intergeneracional cretina”?
FF: Después de varias pruebas y no encontrar ninguna historia que me convenciera, decidí centrarme exclusivamente en mis vivencias fruto de mi trabajo tanto con  adolescentes como con mayores, aprovechando infinidad de anécdotas y salidas de tono que me brindaban estos dos extraordinarios colectivos, especialmente los mayores. Muchas de las conversaciones entre los jubilados, son tan delirantes como basadas en hechos reales.

LPD: Toda novela tiene alguna escena más complicada de escribir, ¿existe esa escena en “Intergeneracional cretina”?
FF: En mi caso, varias escenas, como supongo ocurre con todas las primeras novelas, que no son otra cosa que la universidad de un aspirante a escritor. Por poner un ejemplo, hay una escena donde una chica besa al chico y en ese preciso momento, él cae en la cuenta de lo enamorado que estaba. No fue fácil describir sus sensaciones sin caer en un exceso de cursilería de todo a cien. La reescribí varias veces y finalmente opté por sintetizar el momento a la más mínima expresión.

LPD: ¿Sabes cuánto tiempo tardaste en tener la novela lista para su publicación?
FF: Estuve años escribiendo borradores de otras historias. Auténtica basura, pero es lo que hay cuando empiezas a escribir, salvo que seas un genio. Cuando por fin encontré mi propia voz, sin copiar a nadie, y más o menos empezaba a controlar el tema de la narración y el ritmo, que es lo que más me obsesiona, entonces empecé Intergeneracional Cretina. No lo tengo muy controlado, pero desde que escribí la primera página hasta que acabé la última revisión, pues unos tres años, teniendo en cuenta que he ido escribiendo solo en parte de mi tiempo libre y además podía pasar rachas de días, semanas o meses sin escribir.

LPD: ¿Reescribirías alguna escena?
FF: Para nada. Se acabó. Llega un punto en que hay que dejar de reescribir si no quieres volverte loco.

LPD: ¿Te sientes identificado con algún personaje de “Intergeneracional cretina”?
FF: No hay ningún alter ego pero por supuesto me identifico con pequeños detalles de cada uno de ellos.  Los personajes están a priori basados en personas que he conocido a lo largo de los años, pero claro, es inevitable que cuando escribes pones algo o mucho de ti.

LPD: Algunos escritores se basan en personas de su entorno para crear a sus personajes ¿ha sido el caso en tu novela?
FF: Vaya, creo que me he adelantado a esta pregunta.

LPD: No me puedo olvidar de la portada. ¿Me puedes explicar cómo fue el proceso de elección?
FF: Como el nombre, otro puto coñazo. Por si no es suficiente escribir el jodido libro. La imagen y la tipografía son de páginas de libre distribución. Luego yo mismo monté tres o cuatro diseños, photoshop mediante, y elegí el definitivo.

LPD: ¿Qué le dirías a un lector que duda si leer “Intergeneracional cretina”?
Si lo que quiere es una novela seria, que no pierda el tiempo. Si solo le llena la prosa compleja, huya despavorido. Si desea una prosa sencilla y una narración ágil, creo que es una muy buena opción. Si lo que busca es reírse, ya está tardando.

LPD: Para finalizar la entrevista, si piensas que me he olvidado de preguntar algo, ahora es tu  momento. 
FF: Te has olvidado preguntarme sobre el inconmensurable trabajo que realizas con Las Palabras Descarriadas, sobre todo con la lectura y reseñas de multitud de libros que te enviamos los que, como Umbral, “queremos que se hable de nuestro libro”. No me quiero ni imaginar la de horas que has dedicado y sigues dedicando. Está claro que lo haces porque te gusta, por tu pasión por la literatura, pero sobre todas las cosas, nos brindas una extraordinaria lección de altruismo. Muchas gracias, Ana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .